mercoledì 23 novembre 2022

Nicaragua
Obispo de Matagalpa está enfermo, alerta por la salud de los sacerdotes arrestados

Mons. Rolando Alvarez
(a cura Redazione "Il sismografo")
(mosaico csi.com) La situación de los sacerdotes encarcelados. Mons. Alvarez, diabetico, no  està detenido en la casa de su familia. Su alimentación y sus fármacos son responsabilidades de la Policía de Managua.
(mosaicocsi) “Uno de los sacerdotes está perdiendo la visión y los oídos”, afirma el presbítero Uriel Vallejos en un tuit. El obispo de Matagalpa, monseñor Rolando José Álvarez Lagos, “está enfermo”, mientras que otros sacerdotes encarcelados están “sumamente delgados” y uno está perdiendo la vista y la audición, denunció el sacerdote Uriel Antonio Vallejos a través de un tuit que publicó la noche de este martes 22 de noviembre. Monseñor Álvarez, quien es además Administrador Apostólico de la Diócesis de Estelí, lleva tres meses y medio en cautiverio. La Policía lo mantuvo en un encierro forzado desde el 4 de agosto en la Residencia Episcopal de Matagalpa y la madrugada del 19 de agosto lo trasladó a Managua, manteniéndolo cautivo desde entonces en casa de sus familiares en Managua.
En tanto, los sacerdotes Ramiro Reynaldo Tijerino Chávez, José Luis Díaz Cruz y Sadiel Antonio Eugarrios Cano; el diácono Raúl Antonio Vega González, los seminaristas Darvin Esteylin Leiva Mendoza y Melkin Antonio Centeno Sequeira, así como el camarógrafo Sergio José Cárdenas Flores, quienes estuvieron con el obispo Álvarez encerrados en la Residencia Episcopal de Matagalpa, el 19 de agosto fueron encarcelados en El Chipote.
Hay otros sacerdotes presos. El padre Manuel García Rodríguez, de Nandaime, quien fue condenado a 2 años de prisión por amenazas con armas a 5 simpatizantes sandinistas; y también a 2 años y 8 meses de prisión por lesiones sicológicas y físicas contra Martha Candelaria Rivas Hernández, quien se retractó, pero después fue condenada por falso testimonio.
También está encarcelado el padre Leonardo Urbina, de Boaco, condenado a 30 años de prisión por una supuesta violación a una niña en el departamento de Boaco, Diócesis de Granada.
Mientras que el padre Óscar Danilo Benavídez Dávila, quien estaba en una parroquia de Mulukukú, Caribe Norte, y el padre Benito Enrique Martínez Gamboa, de la Arquidiócesis de Managua, están acusados de los supuestos delitos de “conspiración para cometer el delito de menoscabo a la integridad nacional, propagación de noticias falsas a través de las tecnologías de la información y la comunicación”.
“Mons. Rolando y los sacerdotes encarcelados no pueden estar bien. Fuentes confidentes confirman que uno de los sacerdotes está perdiendo la visión y los oídos”, afirma el padre Vallejos en su tuit, sin precisar cuál de los religiosos estaría en esas condiciones.
Agrega que los demás sacerdotes “están sumamente delgados y enfermos” y que la alimentación que les dan “es muy mala”.
“Mons. Rolando está enfermo. La atención médica, la brinda el mismo sistema. Y su alimentación también. Mons. NO está con su familia. Lo que sufren los sacerdotes, obispo y seminaristas es inhumano. SOS por los sacerdotes, laicos y obispo. El pueblo está alarmado por esta situación”, afirma el padre Vallejos, quien es párroco de la Parroquia Jesús de la Divina Misericordia en el municipio de Sébaco, aunque tuvo que exiliarse desde agosto recién pasado.
El padre Vallejos fue forzado a un encierro entre el 1y el 4 de agosto en su parroquia, la cual fue sitiada con un enorme despliegue policial, obligándolo a permanecer a punta de agua, pan y yogur, en el contexto en que fueron cerradas todas radios de la Diócesis de Matagalpa, incluyendo la Radio Católica de Sébaco.
Fonte