mercoledì 6 luglio 2022

Spagna
La crisis entre Argelia y Marruecos amenaza a España

(elmundo)
Asistimos a un escenario geopolítico especialmente sensible para nuestro país, con Ceuta y Melilla como focos colaterales de tensión. La escalada de tensión entre Argelia y Marruecos inquieta sobremanera y amenaza peligrosamente la frágil estabilidad del Magreb occidental y el futuro geopolítico y energético de España, con Ceuta y Melilla como principales focos colaterales de tensión. Hace apenas dos semanas Rabat sacaba pecho con las maniobras militares internacionales conocidas como African Lion que se realizaron al sur del país, muy cerca de la frontera con el Sáhara Occidental, coordinadas por Estados Unidos y aprovechadas por algunos líderes africanos para mostrar su poder ante sus rivales. En torno a 7.500 efectivos –entre los que se encontraban uniformados marroquíes–, con munición real y ejercicios por tierra, mar y aire, participaron en las maniobras que se llevaron a cabo en suelo africano. Como respuesta, ayer, en un desfile sin precedentes desde los años 80, Argel respondió a Mohamed VI mostrando su potente arsenal militar con motivo del 60 aniversario de su independencia de Francia.
Asistimos, sin duda, a la más grave crisis entre Argel y Rabat desde hace 30 años, agravada en 2020 por la ruptura del alto el fuego en el Sáhara Occidental. Crece la tensión bélica en el marco de una inquietante carrera armamentística entre ambos países, con incrementos en gasto militar que suponen ya un 6,7% del PIB argelino y un 4,3% del marroquí (muy lejos del 2% que persigue España para 2029). A pesar de que los dos países vecinos llevan enfrentados desde los años 60 por la disputa de la hegemonía en el Magreb, el año pasado rompieron toda relación diplomática a propósito de la crisis del Sáhara, que se intensificó el pasado mes de marzo con el giro dado por España a favor de Marruecos.
En medio de este escenario geopolítico especialmente sensible, nuestro país se encuentra en una posición de debilidad, con el precio del suministro de gas argelino comprometido por el volantazo de Sánchez en el conflicto saharaui y con Ceuta y Melilla sufriendo las consecuencias migratorias de una imprudente política exterior. En vez de buscar una solución diplomática que zanje la grave crisis que tenemos con Argelia y garantice el grifo del gas a un precio razonable, Sánchez y Podemos están prefiriendo enzarzarse en disputas domésticas sobre el incremento del gasto militar comprometido con la OTAN y la ampliación de efectivos en la base de Rota. No es momento ni lugar para adornarse de pacifismo naif.
El Mundo - Fonte