lunedì 29 novembre 2021

Messico
El delegado del Papa en la Asamblea Eclesial agradece a la Guadalupana corregir con ternura el rumbo de la Iglesia en América Latina

(Miroslava López - Vida Nueva)
“¡Qué afortunados somos de que (la Virgen de Guadalupe) nos corrija el rumbo con ternura; qué afortunados somos de que nos diga a cada uno de nosotros: ¿No estoy yo aquí que soy tu madre?”. Estas fueron las palabras del cardenal canadiense Marc Ouellet, delegado del papa Francisco en la Primera Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe, que concluyó este domingo 28 de noviembre en la Ciudad de México. Durante una semana, alrededor de dos mil personas, algunas de forma presencial y otras de manera virtual, participaron en esta primera asamblea con la finalidad de descubrir, a luz de Aparecida, los desafíos que tiene actualmente la Iglesia en la región. En su homilía, el también prefecto para la Congregación de los Obispos (...)