lunedì 8 marzo 2021

Iraq
La cristiana que emocionó al Papa en Qaraqosh Francisco en Oriente Medio

(Anna Buj - La Vanguardia)
Doha Sabah, que perdió a su hijo a manos del yihadismo, es una entre los miles que tuvieron que escapar. Sabía que el Estado Islámico (EI) estaba a las puertas de Qaraqosh. Doha Sabah Abdalah, una cristiana de 38 años, habitante de esta ciudad asiria en la llanura de Nínive, rival de Babilonia, era consciente de que tres semanas antes los yihadistas habían invadido en nombre del califato las ciudades y los pueblos de los yazidíes, a quienes trataron de la forma más inhumana posible. Así que Doha y su familia decidieron hacer las maletas y abandonar, antes de que corriesen el mismo destino, Qaraqosh, un municipio de 35.000 almas que se conoce por ser la mayor ciudad cristiana en Irak, “la ciudad de las diez iglesias”. Herederos de Mesopotamia, caldeo-católicos, sirio-católicos y sus variantes ortodoxas, solían convivir en paz con sus vecinos musulmanes. (...)