lunedì 14 agosto 2017

Stati Uniti
José H. Gomez, Archbishop of Los Angeles: Homily — Mass Celebrating the 100th Anniversary of the Birth of Blessed Oscar Romero
Archdiocese of Los Angeler
[Text: English, Español]
Homily — Mass Celebrating the 100th Anniversary of the Birth of Blessed Oscar Romero [1]
Most Reverend José H. Gomez
Archbishop of Los Angeles
Cathedral of Our Lady of the Angels
August 13, 2017

My dear brothers and sisters in Christ,
Today we celebrate the memory of Blessed Oscar Romero — a proud son of the Salvadoran people and a saint of the Americas.

So, today we want to pray in a special way for the great nation of El Salvador and the Salvadoran community here in Los Angeles, as we celebrate this important memorial.
One hundred years after his birth, Blessed Oscar Romero still inspires us for his humility and courage — for his love for the poor and his witness of solidarity and service to others, even to the point of laying down his life.
Our brother, Blessed Oscar, had a vision for a new society — the society that God wants — a society in which God’s gifts are shared by everyone, and not only the few. We want to carry that vision forward in our own times, and in our own society.
So, also today we want to ask this great saint to help all of us to live with new faith, new hope and new love. We ask him to intercede for us — to give us courage to continue his project, his “revolution of love.”
Our readings today help us to understand our mission as disciples.
We have to think about our lives as a journey.
And this is the image that we have in our Gospel today. Our lives are like that journey across the sea that we see the apostles making in the Gospel.
We are traveling in that boat — just as they were. And the “boat” of course is the Church. In the Church, we are a family traveling together, brothers and sisters, moving through life in the company of Our Lord Jesus Christ.
Monseñor Romero’s life was a journey that he walked in the company of Jesus and in the company of his people. And he served his people with a pastor’s love, with a father’s love.
And just like the disciples going with Jesus in the boat, and just like the prophet Elijah in today’s first reading — we face trials and storms in our journey of discipleship.
This is true in our own personal lives. And then we can think about the troubles in the world.
We pray especially for those who suffering violence in El Salvador today — those who are living in desperate poverty throughout Central America and Latin America, especially for our brothers and sisters in Venezuela.
We know that they face these same fears — like Elijah on the mountain; like the apostles in the boat.
But we can never forget that God calls us to come to him and he will never leave us alone in our struggles.
In that first reading that we heard, it was difficult for the prophet Elijah to recognize where God was.
He is looking for God in all the “noise” and confusion in the world. The prophet Elijah face a wind that is so strong that it rips through the mountains and shatters the rocks into pieces! And there is an earthquake. And then there is a fire!
But God wants Elijah to know — and he wants us to know — that even in all of this chaos, even when the world seems like it is falling apart, he is still with us.
We need to listen for God. We have to have faith and confidence that he is true. We have to find the time to listen to him, and pay attention and trust in him.
This of course, occurred in the life of our saint. Blessed Oscar walked with his people during this dark time of sorrow and fear — living and working alongside this people, sharing in their struggles.
And he knew that he had to entrust everything to God. We need to ask him today to have that same confidence. We need to follow his example. When we have troubles, when temptations and trials come, we need to have total confidence in God. We will know God’s presence and closeness in our lives, even in those difficult times.
In the Gospel, the apostles are really scared. The storm is powerful and I am sure that they were thinking that that was the end, that they were dying. Even when they see Jesus on the water — they think he’s a ghost!
And, my brothers and sisters, this can happen to us, too. We can get anxious about our future or worrying about the things in our lives, that we can think that God is not there for us. But he is.
But our Gospel today assures us that Jesus is always with us, that he is always ready to give us his hand to help us.
That is why St. Peter is a beautiful example for all of us today. He calls out to Jesus in faith, and Jesus says to him, Come.
And, as we heard today, St. Peter was fine as long as he kept his eyes on Jesus and kept moving toward him. But the minute he looked away, when he thought about his human limitations and all the storms around him, he began to sink.
Then he cries out: Lord, save me! Then Jesus reached out his hand and caught him and helped him keep walking.
What a great lesson for each one of us, my brothers and sisters! We need to keep our eyes on Jesus Christ.
Of course, Monseñor Romero felt struggles and challenges in his ministry. But he kept his eyes on Jesus Christ. He asked the Lord to save him and to help him so that he could continue in the mission that Jesus gave him.
And that is important for us, too, my brothers and sisters. God gives each of us a mission. It is not just for bishops, like Monseñor Romero. Each one of us, in our own way, is called to build the Kingdom of God.
Blessed Oscar used to say that every person must be a “messenger” and a “prophet” for God and for the Kingdom of love and mercy that Jesus Christ came to proclaim.
Let us listen to his words: “Let each one of you, in your own vocation — nun, married person, bishop, priest, high-school or university student, workman, laborer, market woman — each one in your own place live the faith intensely and feel that in your surroundings you are a true microphone of God.”[2]
This is our mission, my brothers and sisters. A beautiful challenge that we share together — all of us! To be missionary disciples! To live our faith in Jesus Christ intensely! To be the “true microphone of God” — bringing his word of healing, his word of justice, his word of truth — to every aspect of our lives and the workings of our society.
So, also today let us ask this great saint to help all of us to live with new faith, new hope and new love.
In Blessed Oscar’s name, let’s keep working — to build a better Los Angeles, a better America, and a better world. Let us carry the Gospel message of love and mercy, truth and justice into every corner of our world.
Let’s keep pressing for immigration reform — to keep our families together, to give rights to our workers, and to open the way to make new citizens for this great land of ours.
And on this special day, let us ask the patroness of El Salvador, Nuestra Señora de la Paz — to watch over her children in the land that is named for “the Savior.”
May she guide them to know the freedom, justice and peace that Blessed Oscar Romero gave his life for.
And let us go to our Blessed Mother. Let us ask her to obtain for us the courage we need to trust Jesus more completely — so that we can navigate on the stormy waters of our culture and lead our brothers and sisters to the shores of eternal life.
Que viva el Beato Oscar Romero! Que viva Nuestra Señora de la Paz! Que viva El Salvador!

______________
[1] Readings (19th Sunday in Ordinary Time): 1 Kings 19:9a, 11–13a; Ps. 85:9–14; Rom. 9:1–5; Matt. 14:22–23.
[2] M. Dennis, R. Golden, S. Wright, Oscar Romero: Reflections on his Life and Writings (Orbis, 200), 108.

*****
Español
Homilía de la Misa para la celebración del 100º aniversario del nacimiento del Beato Óscar Romero [1]
Excelentísimo Sr. José H. Gómez
Arzobispo de Los Ángeles
Catedral de Nuestra Señora de los Ángeles
13 de agosto de 2017

Mis queridos hermanos y hermanas en Cristo,
Hoy celebramos la memoria del Beato Óscar Romero, un orgulloso hijo del pueblo salvadoreño y un santo del continente americano.
Por lo tanto, con motivo de la celebración de este importante memorial, oramos hoy de manera especial por la gran nación de El Salvador y por la comunidad salvadoreña que está aquí en Los Ángeles.
A cien años de su nacimiento, el beato Óscar Romero es todavía una fuente de inspiración para nosotros por su humildad y valor, por su amor a los pobres y su testimonio de solidaridad y servicio a los demás, hasta el punto de entregar su vida.
Nuestro hermano, el Beato Óscar, tenía un proyecto para conformar una nueva sociedad —la sociedad que Dios quiere— una sociedad en la que los dones de Dios fueran compartidos por todos, y no sólo por unos cuantos. Hemos de poner en práctica ese proyecto en los tiempos y en la sociedad en los que nos ha tocado vivir.
Así que, hoy también hemos de pedirle a este gran santo que nos ayude a todos a vivir con una fe renovada, con una nueva esperanza y con un nuevo amor. Le pedimos que interceda por nosotros para darnos el valor de continuar su proyecto, su “revolución del amor”.
Nuestras lecturas de hoy nos ayudan a entender nuestra misión como discípulos. Tenemos que pensar en nuestras vidas como en un viaje.
Y ésta es la imagen que encontramos en nuestro Evangelio de hoy. Nuestras vidas son como ese viaje por mar que vemos que los apóstoles estaban haciendo en el Evangelio.
Estamos viajando en esa barca, tal y como ellos lo hicieron. Y, por supuesto, la “barca” es la Iglesia. En la Iglesia, somos una familia cuyos miembros van viajando juntos, como hermanos y hermanas, y en la que vamos moviéndonos a través de la vida en compañía de Nuestro Señor Jesucristo.
La vida de Monseñor Romero fue un viaje que el hizo en compañía de Jesús y en compañía de su pueblo. Y él sirvió a su pueblo con el amor de un pastor, con el amor de un padre.
Y así como los discípulos que van con Jesús en la barca, y como el profeta Elías en la primera lectura de hoy, nos enfrentamos también con pruebas y tormentas en nuestro propio viaje como discípulos.
Esto es un hecho en nuestras propias vidas personales. Y también en la realidad del mundo en el que vivimos.
Oremos especialmente por los que sufren por la violencia en El Salvador actualmente, por aquéllos que están viviendo en una pobreza desesperada en toda América Central y en América Latina. En especial por nuestros hermanos y hermanas en Venezuela.
Sabemos que todos ellos enfrentan los mismos temores que enfrentaron Elías en la montaña y los apóstoles en la barca. Pero nunca podemos olvidar que Dios nos llama a venir a él y que nunca nos dejará solos en nuestras luchas.
En la primera lectura que acabamos de escuchar, fue difícil para el profeta Elías reconocer dónde estaba Dios.
Él estaba buscando a Dios en medio de todo el “ruido” y la confusión del mundo. ¡El profeta Elías se encuentra ante un viento tan fuerte que causa grietas en las montañas y que rompe las rocas en pedazos! Y hay un terremoto. ¡Y luego hay fuego!
Pero Dios quiere que Elías sepa —y que nosotros también sepamos— que incluso en medio de todo este caos, aun cuando el mundo parezca estar desmoronándose, él sigue estando con nosotros.
Tenemos que escuchar a Dios. Tenemos que tener fe y confianza en que él es real. Hemos de encontrar el tiempo necesario para escucharlo, y para prestarle atención y tener confianza en él.
Y, por supuesto, esto es lo que ocurrió en la vida de nuestro santo.
El Beato Óscar caminó con su pueblo durante este tiempo oscuro de dolor y de miedo, viviendo y trabajando junto a este pueblo, compartiendo sus luchas.
Y él sabía que tenía que confiarle todo a Dios. Necesitamos pedir hoy que tengamos esa misma confianza. Hemos de seguir su ejemplo.
Cuando tenemos problemas, cuando vienen las tentaciones y las pruebas, necesitamos tener una confianza total en Dios. Y percibiremos la presencia y la cercanía de Dios en nuestras vidas, incluso en esos tiempos difíciles.
En el Evangelio, vemos a los apóstoles realmente asustados. La tormenta es fuerte y estoy seguro de que ellos estaban pensando que ése era el fin, que estaban a punto de morir. Incluso cuando vieron a Jesús en el agua, ¡pensaron que era un fantasma!
Esto también puede sucedernos a nosotros. Podemos llenarnos tanto de angustia por nuestro futuro o preocuparnos tanto por asuntos de nuestras vidas, que podemos llegar a pensar que Dios no está ahí con nosotros. Pero sí está.
El Evangelio de hoy nos asegura que Jesús está siempre con nosotros, que él siempre está dispuesto a darnos la mano para ayudarnos.
Por eso es que San Pedro es un hermoso ejemplo para todos nosotros.
Él llama a Jesús con fe, y Jesús le dice: Ven.
Y, como lo oímos hoy, San Pedro estuvo bien mientras mantuvo sus ojos en Jesús y mientras siguió avanzando hacia él. Pero en cuanto apartó la vista, cuando pensó en sus limitaciones humanas y en todas las tormentas que lo rodeaban, empezó a hundirse.
Entonces exclamó: ¡Señor, sálvame! Y Jesús extendió su mano, lo sostuvo y lo ayudó a seguir caminando.
¡Qué gran lección para cada uno de nosotros, mis queridos hermanos y hermanas! Necesitamos mantener nuestros ojos en Jesucristo.
Por supuesto, Monseñor Romero vivió luchas y desafíos en su ministerio. Pero él mantuvo sus ojos en Jesucristo. Le pidió al Señor que lo salvara y que lo ayudara a seguir en la misión que Jesús le había dado.
Y eso es importante para nosotros también. Dios nos da, a cada uno de nosotros, una misión. No sólo a los obispos, como Monseñor Romero. Cada uno de nosotros, estamos llamados a edificar el Reino de Dios.
El Beato Óscar solía decir que cada persona debe ser un “mensajero” y un “profeta” de Dios y del Reino de amor y misericordia que Jesucristo vino a proclamar.
Escuchemos sus palabras: “Cada uno de ustedes, en su propia vocación —ya sea monja, persona casada, obispo, sacerdote, estudiante de escuela secundaria o universitaria, obrero, trabajador, comerciante— cada quien viva intensamente la fe desde su propio lugar y sientan que son un verdadero micrófono de Dios para su entorno”.[2]
Esta es nuestra misión, hermanos y hermanas míos. Un hermoso desafío que compartimos todos, ¡todos nosotros! ¡Ser discípulos misioneros! ¡Vivir intensamente nuestra fe en Jesucristo! Ser el “verdadero micrófono de Dios” para llevar su palabra de curación, su palabra de justicia, su palabra de verdad a cada aspecto de nuestras vidas y al engranaje de nuestra sociedad.
De manera que hoy también, pidámosle a este gran santo que nos ayude a todos a vivir con una fe renovada, con una nueva esperanza y un nuevo amor.
En nombre del Beato Óscar, sigamos trabajando para construir una mejor ciudad de Los Ángeles, un mejor país y un mundo mejor. Llevemos el mensaje evangélico de amor y misericordia, de verdad y de justicia a cada rincón de nuestro mundo.
Sigamos trabajando con empeño por la reforma migratoria, para mantener a nuestras familias unidas, para lograr derechos para nuestros trabajadores y para despejarles el camino para llegar a convertirse en nuevos ciudadanos de esta gran tierra en la que vivimos.
Y en este día especial, pidámosle a la patrona de El Salvador, a Nuestra Señora de la Paz, que vele por sus hijos en esa tierra que lleva el nombre de “el Salvador”.
Que ella los guíe para que conozcan la libertad, la justicia y la paz por la cuales el Beato Óscar Romero entregó su vida.
Y recurramos a nuestra Santísima Madre. Pidámosle que obtenga para nosotros el valor que necesitamos para confiar en Jesús completamente, para que podamos navegar por las aguas tormentosas de nuestra cultura y llevar a nuestros hermanos y hermanas a las playas de la vida eterna.
¡Que viva el Beato Oscar Romero! ¡Que viva Nuestra Señora de la Paz!
¡Que viva El Salvador!

_______________
[1] Lecturas (Domingo 19 del Tiempo Ordinario): 1 Reyes 19,9a, 11–13a; Sal 85,9–14; Rom 9,1–5; Mt 14, 22–23.
[2] M. Dennis, R. Golden, S. Wright, Óscar Romero: Reflexiones sobre su vida y sus escritos (Orbis, 200), 108.