domenica 6 agosto 2017

Colombia
(Ruben Dario Rodriguez) El 10 de septiembre, a las 10 a.m, Su Santidad arribará a este populoso sector de más de 50.000 habitantes, asentado en la falda del cerro de La Popa. Cuando a su Santidad le mostraron en el Vaticano un mapa de Cartagena y vio un barrio con el nombre que asumió como religioso le llamó la atención y pidió entonces que le contaran la historia de este sector de la ciudad. Luego de haber escuchado la vulnerable y difícil situación de sus habitantes, el Papa no dudó en indicar, que el próximo 10 de septiembre a dónde quería estar era en San Francisco.Al respecto, monseñor Fabio Suescún, director ejecutivo de la visita del Papa, ha explicado en reiteradas oportunidades que cada uno de los sitios que visitará Su Santidad en Colombia han sido escogidos por él teniendo en cuenta detalles especiales y reveladores donde aún, pese a los múltiples problemas, está viva la presencia de Dios.
A San Francisco, el sumo pontífice llegará a las 10 de la mañana. Lo hará cuatro días después de que el sector cumpla su aniversario 54 tras haber sido fundado el 6 de septiembre de 1963. La historia del barrio y la de todos sus habitantes se partirá en dos, opinan varios de sus residentes.
Son varios los problemas que afronta este sector de La Heroica que no es ajeno a la radiografía de los otros de esta zona ubicada en los extramuros de la ciudad donde las riñas de pandillas, la inseguridad, la intolerancia, el consumo de alcohol y drogas hacen parte de la cotidianeidad.
Los fines de semana son marcados por el compás de la champeta que no cesa de sonar en las potentes máquinas de sonido que retumban en las esquinas y que invitan a ‘algaratearse’ con los ‘vales’ del barrio y aquellas niñas que dejan atrás la inocencia, y que en muchos casos pasan a engrosar -tristemente- los índices de adolescentes embarazadas en esta caliente urbe.
Los vecinos le hacen frente a las múltiples necesidades que afrontan y las diferentes vicisitudes que año tras año no han encontrado una respuesta eficaz por parte de las diferentes administraciones distritales de turno. “El olvido nos ha marcado desde hace mucho tiempo”, aseguran sus líderes, quienes sienten cuando se habla de que el santo Padre pisará esta tierra que lo hará para llevarles  una bendición. “Y que de una vez por todas, sepan en el mundo entero que hay un barrio en Cartagena que lleva el nombre del Papa y que lo recibe con los brazos abiertos”.
Una calle con su nombre
Algunos líderes como Bleiber Blanco ven con buenos ojos la visita de su santidad y se han venido reuniendo para tener todo listo y brindar la mejor atención para el santo padre. Una calle del barrio se tiene previsto que llevará el nombre de Jorge Mario Bergoglio. Y serán las mismas vías por donde trasladan muchas veces a los heridos en motos de las reyertas los fines de semana que serán transitadas y bendecidas por su santidad a su paso por cada cuadra.
Para ellos el que llegue el sucesor de Pedro será como un bálsamo a los problemas que afrontan en un diario vivir con una lucha que no da tregua. El rebusque hace parte de la economía informal que marca a esta comunidad conformada por más de 50.000 habitantes.
La venta de fritos, el plato de sopa con arroz a dos mil, la venta de material para la construcción, los tumbacucharas y los estancos y la venta de fría los fines de semana hacen parte de una economía que mueve a uno de los más grandes barrios de la ciudad.
Ellos han sentido que ha llegado el momento en que la administración se acordará de la situación que los viene agobiando y alguna que otra inversión se hará de manera efectiva allí.
 Allí instituciones educativas como el Corazón de María y el San José Claveriano se encuentran en condiciones regulares y el escenario deportivo recuerda a uno de sus hijos ilustres que nació de sus entrañas y que fue asesinado en La Boquilla, el futbolista Edson Becerra Vaca.
La unión es uno de los factores que les ha permitido mantenerse firmes ante la adversidad; así como de los cientos de políticos que han llegado a buscar los votos prometiendo una solución efectiva a sus problemas. Allí nació Javier Cáceres Leal recordado porque gracias a su gente llegó al concejo distrital y luego dio un salto al senado de la República y el traspiés de la parapolítica lo llevó a la cárcel.
La calle de La Plata
La calle de La Plata es una de esas vías que fue bautizada así, según los vecinos, porque allí vivían cuatro personas que tenían carro y trabajaban en empresas firmes. Esa es la zona donde se realizan todos los eventos sociales y congrega al barrio en torno a los salseros, bailes, bingos y demás.
Los vecinos señalan que es rara la vez que la gente pelea en esta avenida del barrio. Allí hay un tubo como de seis metros de largo a donde han llegado los cientos de vecinos y ha servido para consolidar noviazgos y más de un hogar; sin embargo también guarda los secretos de alguna que otra infidelidad de parejas que se dan cita en aquel sitio. Afortunadamente, dicen los vecinos de manera jocosa, el tubo no habla.
San Francisco cuenta con seis cámaras de seguridad con los que le hacen frente a los problemas de delincuencia e igualmente cuentan con un CAI que se encuentra en óptimas condiciones. El parque San Francisco de Asís se convierte en un orgullo para los habitantes del barrio pues sirve de punto de concentración y es allí donde se prevé va a llegar el sumo pontífice.
Una fecha que no se olvida
El 13 de agosto de 2011 ha sido una fecha que no olvidan los habitantes de San Francisco. Ese día, una falla geológica afectó 550 viviendas, según el reporte entregado por las autoridades. En su momento se dijo entonces que la tragedia había superado a la de Gramalote, Norte de Santander.
En este populoso sector de la capital de Bolívar, asentado en las faldas del cerro de La Popa, un movimiento de tierra producto de una falla geológica afectó unas 1.645 más, dejando a más de 2.195 familias sin hogar.
Y mientras los vecinos de San Francisco debaten si conviene o no la venida del papa a su sector, su vida transcurre en un deseo constante por salir adelante. Están seguros que las bendiciones llegarán si tienen en cuenta la Sagrada Escritura en Filipenses 4:19, que asegura que “mi Dios proveerá a todas vuestras necesidades, conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús”.
A un mes de la visita, reservas hoteleras están entre el 48% y 55%
• Entre un 48% y 55% se estima la ocupación hotelera en Cartagena para los días previstos de la visita de Papa Francisco a esta ciudad. Este gremio turístico espera que a medida que se acerque la fecha de la llegada del máximo Jerarca de la Iglesia Católica se produzca un mayor movimiento en las reservas de habitaciones.
• Un estudio inicial realizado por la Asociación Hotelera de Colombia, Cotelco, capítulo Cartagena, para el período comprendido entre el miércoles 6 y lunes 11 de septiembre se proyecta una ocupación del 51,72% para hoteles grandes; y 27,73% para hoteles pequeños.
• La ocupación general proyectada (incluye las reservas para hoteles grandes y pequeños) para este periodo es del 48,62%. Cotelco también analizó -con base en la información entregada por el 48,02% del total de habitaciones de los hoteles afiliados a este capítulo- el sub-período comprendido entre el sábado 9 y domingo 10 de septiembre, que serán los días cumbres de la vista del Papa.
• De acuerdo a este sondeo, que se hace a un mes del acontecimiento internacional, se estima que habría una ocupación del 52,32% para hoteles grandes y 25,01% para hoteles pequeños. Esto significa una ocupación general proyectada del 48,79%. La directora Ejecutiva de Cotelco, capítulo Cartagena, Mónica Mass, dijo que para la ciudad se convierte en un acontecimiento histórico poder recibir al Papa Francisco.
• “Desde la ciudad y su sector turístico nos estamos preparando pues tenemos claridad que habrá que definir rutas que garanticen la movilidad de las personas que nos visitan y, por supuesto, el compromiso para generar la claridad a nuestros visitantes sobre los escenarios en donde podremos acompañar al Sumo Pontífice”, agregó.