sabato 12 agosto 2017

elespectador.com
El primero fue Pablo VI, en 1968: habló de matrimonio y hasta casó a 24 parejas. Juan Pablo II llegó en 1986 y dedicó sus palabras a la justicia social y la construcción de la paz. Desafíos que hoy siguen vigentes. Cuando Pablo VI dejó Europa rumbo a Colombia, en agosto de 1968, la polémica por cuenta de su encíclica Humanae Vitae apenas empezaba. En aquel texto, que acababa de publicar la Iglesia Católica, el Pontífice rechazaba todo método de planificación que no fuera natural. El debate llegó hasta nuestro país, cuando el entonces ministro de Relaciones Exteriores, Germán Zea Hernández, dijo que estaba de acuerdo con la píldora anticonceptiva. (...)