mercoledì 9 agosto 2017

Semana.com
El lienzo que ha sobrevivido al agua, un terremoto, un secuestro y ante el que se han postrado Bolívar, el papa Juan Pablo II y ahora Francisco, es protegido por un fray en Chiquinquirá. Así se convirtió en la reliquia más venerada de Colombia. Desde hace 400 años los dominicos son los guardianes de la reliquia religiosa más venerada en Colombia, esa misma que ha sido amenzada por un secuestro y hasta un terremoto. Desde hace 9 meses, la delicada (...)