domenica 23 luglio 2017

El Tiempo
(Jorge Enrique Meléndez) Monseñor Jesús Emilio Jaramillo sabía que la situación con la guerrilla en Arauca estaba tensa y que el Eln veía a los sacerdotes con recelo, pero a pesar de esto decidió hacer un recorrido evangelizador por la zona del Sarare. Y eso le costó la vida, el 2 de octubre de 1989. Fue asesinado con impactos de fusil en la espalda y en la cara y su cuerpo fue arrojado a la orilla de una trocha. Por eso, el papa Francisco acaba de reconocer el martirio de este obispo, quien será beatificado en septiembre próximo, en medio de la visita papal. (...)