venerdì 12 luglio 2019

Reuters
(Philip Pullella) El Vaticano abrió el jueves dos tumbas para ver si el cuerpo de una niña desaparecida desde 1983 se encontraba en el lugar, pero no halló nada, ni siquiera los restos de dos princesas del siglo XIX que se suponía estaban enterrados allí. Los expertos buscaban los restos de Emanuela Orlandi, la hija de un empleado del Vaticano que no regresó a casa tras una clase de música en Roma. Su desaparición ha sido objeto de especulaciones en los medios italianos durante años. El trabajo de exhumación comenzó después de una oración matutina en el Cementerio Teutónico, un sitio de entierro (...)