lunedì 11 febbraio 2019

proceso.hn
El obispo nicaragüense Silvio Báez criticó este domingo la agresión sufrida por un grupo de mujeres en prisión, donde permanecen recluidas por protestar contra el Gobierno que preside Daniel Ortega en el marco de la crisis que vive el país desde abril pasado. "Cualquier agresión contra un ser humano es un pecado grave contra Dios", señaló Báez, obispo auxiliar de la diócesis de Managua, al ser consultado por periodistas tras oficiar una misa. "Es algo que envilece, empequeñece a quien lo comete, realmente es una herida que sangra en la sociedad, sobre todo cuando son mujeres (...)