venerdì 9 novembre 2018

elpais.es
(Iñigo Domínguez) El Obispado ignoró el aviso de EE UU y destinó al sacerdote a una decena de pueblos de la provincia entre 1981 y 2004, donde EL PAÍS ha localizado a tres víctimas. El Obispado de Salamanca ignoró un aviso de la Archidiócesis de Miami, que expulsó en 1981 de su jurisdicción a Francisco Carreras tras un caso de abusos a un menor, y mantuvo a este sacerdote durante más de dos décadas, entre 1981 y 2004, al frente de una decena de parroquias rurales de la provincia. En sus nuevos destinos, Carreras dejó (...)