venerdì 14 settembre 2018

El Mundo
(Jorge Benítez) MadridSon miembros de una familia, antiguos alumnos de un instituto, seguidores de un equipo de fútbol. Incluso en el trabajo han montado una red paralela al organigrama donde se dice que el jefe es idiota. Ah, sí, es muy probable que compartan fotos de sus aburridos domingos en Instagram. Los que mandan son otros, pero, gracias a Niall Ferguson nuestra conciencia histórica se va a ver reforzada (a medias). (...)