lunedì 7 agosto 2017

Infobae
(Roberto Bosca) El llamativo rechazo que el último comunicado de la Santa Sede ha provocado en algunos ambientes debido a un presunto silencio pontificio sobre la crepitante situación venezolana invita a una reflexión que procure estar lo más desprovista que se pueda de situaciones previas que signifiquen condicionamientos sociales, políticos y culturales. No se trata de ignorarlos o evitarlos, pero sí de disminuir la posibilidad de que ellos dificulten e incluso inhiban leer una realidad que les excede. (...)