martedì 8 agosto 2017

reflexionyliberacion.cl
(Luis Badilla) El sucesor de Chávez ya no puede ser parte de la solución para la crisis de Venezuela. El punto al que ha llegado la crisis venezolana, después que en medio de cantos, juramentos y fraseología obsoleta, Maduro entronizó su payasada de Constituyente, hace que en todas partes – ambientes diplomáticos y políticos dentro y fuera de Venezuela – exista una sola certeza: Nicolás Maduro ya no es parte de la solución de la crisis. Ahora el problema es él mismo, y tiene que irse lo antes posible. Con Maduro ya no es posible salir adelante, y no solo por razones políticas, sino también personales. (...)