lunedì 7 agosto 2017

El Clarín
(Sergio Rubin) Aunque es extraño que dejen sus cargos antes de los 75 años, desde 2015 se fueron 4 por diferentes motivos. Algunos estaban enfrentados con el pontífice. No son frecuentes las renuncias anticipadas de obispos. O sea, su dimisión antes de cumplir los 75 años, la edad para elevarla al Papa según las normas eclesiásticas. Sin embargo, en la Iglesia argentina se produjeron en los últimos tres años cuatro renuncias de obispos, envueltas en rumores acerca de sus verdaderos motivos: desde enfrentamientos con el clero a su cargo, pasando por abuso de autoridad y manejos económicos poco claros, hasta conductas inapropiadas. (...)