domenica 9 luglio 2017

El Clarín
(Julio Algañaraz) Mientras los países más poderosos estaban reunidos en la cumbre del G-20, Francisco advirtió sobre el drama de los inmigrantes. Un nuevo escándalo, por una fiesta gay con drogas, sacude al Vaticano. En un momento crucial, difícil de su pontificado, por el agravamiento de la guerra interna con los grupos conservadores y tradicionalistas, Francisco reacciona demostrando que su línea es la de siempre, la que causa un fuerte impacto (...)