martedì 25 luglio 2017

Panorama
Las autoridades vaticanas empezaron a apagar el lunes cerca de un centenar de fuentes, incluidas dos obras maestras del barroco en la Plaza de San Pedro, por una prolongada sequía que afecta a la pequeña ciudad-estado y a la capital de Italia, dentro de la que se encuentra. El sofocante calor del verano europeo ha seguido a dos años de precipitaciones por debajo del promedio en Roma, obligando a cerrar las fuentes de agua potable y a analizar la perspectiva de un racionamiento. El portavoz del Vaticano (...)