venerdì 7 luglio 2017

debate.com.mx
Eran tres, iban encapuchados y vestidos de negro. Cuando irrumpieron en la casa parroquial de una iglesia de la colonia Juventino Rosas, en la delegación Iztacalco, sacaron armas de fuego. El sacerdote levantó las manos al verlos. Uno de ellos le preguntó si él era el cura y la víctima respondió que sí. Lo hincaron mientras le apuntaban a la cabeza. Uno miró una fotografía que traía en su teléfono celular y la comparó con el hombre de 54 años que tenían a sus pies. (...)