lunedì 24 luglio 2017

Télam
(Hernán Reyes Alcaide) Chile espera que el viaje que el papa Francisco hará en enero próximo deje "un legado para los próximos años", en un marco en el que resaltan la "mirada de la cultura del encuentro" que tendrá la visita que será "un encuentro con el país", y para la que una avanzada del Vaticano analizó este fin de semana los posibles escenarios de los "tres eventos multitudinarios" que se preparan, uno en cada una de las ciudades que recorrerá Jorge Bergoglio."El legado de la visita de Francisco será lo importante, pensando que la vigencia de la de Juan Pablo II en 1987 aún sigue siendo importante. Queremos que se proyecte para adelante, para los próximos años", definió en diálogo con Télam el Director Ejecutivo de la visita pastoral que Francisco hará al país trasandino entre el 15 y el 18 de enero, Javier Peralta.
"Estamos trabajando en dos comisiones: una relativa a la visita como jefe de Estado y la otra desde la Iglesia para la parte pastoral. Y lo estamos haciendo coordinadamente, especialmente en dos ejes, logística y seguridad", agregó Peralta.
Según el funcionario, si bien el programa está "en preparación", está confirmado que habrá "tres encuentros masivos", uno en cada una de las ciudades que recorrerá el Pontífice: en Santiago el 16 de enero; en Temuco, al sur del país, el 17; y en Iquique, en el norte, el 18, desde donde partirá para continuar su viaje apostólico hacia Perú.
"Estamos buscando los lugares más amplios y accesibles. Una comisión del Vaticano estudió los posibles escenarios en Chile este fin de semana", agregó Peralta, sobre la comitiva de avanzada que según confirmó Télam encabezó el comandante de la gendarmería vaticana, Domenico Gianni, máximo responsable de la seguridad papal.
"Será un encuentro con el país, y no internacional. No habrá desde la Iglesia invitaciones formales a nadie más que a miembros de las conferencias episcopales de la región, como se suele hacer", planteó Peralta, de cara a una visita para la que sí está abierta "la llegada de todos los fieles de Chile y otros países que deseen encontrarse con el Papa".
"Serán más que bienvenidos todos los fieles argentinos que quieran venir a saludar al Papa", enfatizó.
"Hay mucha efervescencia por la visita de un Papa que no sólo es de la región sino que también vivió en Chile. Serán grandes eventos sin muchos precedentes en nuestro país que requieren preparación y logística importantes", precisó, antes de detallar que hay "seis áreas de trabajo" ya en funciones: litúrgica; de contenidos; voluntariado; comunicaciones; logística y financiamiento.
"La visita se dará en un momento muy particular para Chile como es el post período eleccionario, en el que suelen salir más las diferencias que los encuentros. Cuando llegue Francisco tendremos ya un mandatario o mandataria electo y una presidente saliente", describió Peralta.
Para el 16, en Santiago, y "siempre con eje en la cultura del encuentro que marcará toda la visita", se invitará a participar "de una actividad republicana" a quien haya sido elegido presidente o presidenta de los chilenos en los comicios de noviembre próximo.
De todas formas, otras fuentes consultadas por Télam confirmaron que Bergoglio sólo se reunirá cara a cara con la actual mandataria, Michelle Bachelet.