domenica 25 giugno 2017

Periodista digital
(Oscar Fortín) El pecado de la Iglesia venezolana consiste en le hecho que silencia de completo el intervencionismo de Estados Unidos y de sus distintos servicios para desestabilizar a un gobierno que no quiere entregárselo las riquezas del petrolero, tampoco las de las minas. Mas que todo no quiere hacer del Estado de Venezuela una dependencia del Imperio. Quiere asegurar la independencia y la soberanía del pueblo. Los ejemplos de ese tipo (...)