mercoledì 7 giugno 2017

La Tribuna Hispana
En sus primeros 100 días como líder de la Diócesis de Rockville Centre, el Obispo John Barres tuvo una experiencia que, según él, lo ha marcado para siempre: presidir el funeral de una de las cuatro víctimas asesinadas por la violencia de las pandillas en Long Island. Barres dijo que estuvo abrumado por la brutalidad del cuádruple asesinato que, según la policía, fue perpetrado por miembros de la pandilla MS-13 en Central Islip. Durante la misa fúnebre (...)