domenica 25 giugno 2017

El País.es
(Sandro Pozzi) El nombramiento de Joseph Tobin como arzobispo de Newark fue un mensaje a la jerarquía conservadora de la Iglesia en EE UU. El papa Francisco es conocido en la Curia Romana por ser, entre otras cosas, un gran cazador de talento. Se ve en el grupo que elevó a cardenal el pasado noviembre en la Basílica de San Pedro. Entre los elegidos se encontraba Joseph Tobin, entonces arzobispo de Indianápolis. La elección generó sorpresa entre sus más cercanos colaboradores. Pero siete meses después, la decisión cobra todo el sentido. (...)