martedì 13 giugno 2017

paginasdigital.es
(José Luis Restán) El pasado 18 de mayo, Pedro Shao Zhumin, obispo de Wenzhou, en la región china de Zhejiang, fue convocado de urgencia a la Oficina de Asuntos Religiosos de su ciudad. Desde entonces no hay noticias sobre su paradero ni sobre su estado y condición, como acaba de denunciar la Agencia Asia News, vinculada al Pontificio Instituto de Misiones Extranjeras (PIME). La madre del obispo, una mujer enferma con más de 90 años (...)