sabato 20 maggio 2017

La Nación
Una vez más, el papa Francisco salió hoy (ayer viernes) sorpresivamente del Vaticano para ir a bendecir familias que viven de departamentos populares de Ostia, localidad balnearia de la periferia romana, que queda a unos 30 kilómetros de esta capital. Allí, tal como informó la Sala de Prensa de la Santa Sede, como si fuera un párroco el Papa entró a diversas casas de un barrio popular para darle la bendición pascual, en el marco de la costumbre que inició con los "viernes de la misericordia" durante el Jubileo de la Misericordia del año pasado. (...)