sabato 27 maggio 2017

ABC.es
(María Luisa Funes) A medio camino entre aves rapaces, el crimen de Puerto Urraco y las brujas de Zugarramurdi, apareció el «dúo» de primeras damas estadounidenses, Melania e Ivanka, en su audiencia con el Papa Francisco. Con la mejor de las intenciones, intentaron cumplir con el protocolo Vaticano, sin llegar a conseguir el verdadero propósito de las normas del pequeño Estado religioso: evitar llamar la atención. Donald Trump y su familia llegaron al Vaticano el día 24 de mayo con el propósito de limar asperezas con el Papa, que se mantiene ideológicamente opuesto a presidente norteamericano en tantos temas. Tras la alabada valentía en su viaje a Arabia Saudita (...)