lunedì 15 maggio 2017

vanguardia.com.mx
(Armando Ríos)  Tras 20 minutos de consignas y voces quebrantadas, la lluvia con sol prodigiosa de la ciudad cayó irreverente sobre el contingente de manifestantes; sin embargo la marcha, en la que también participó el obispo de Saltillo no se detuvo, y por el contrario, dijeron que “Ni la lluvia ni el viento, detiene al movimiento”. “El círculo se cierra hasta encontrarlos”, bajo esa consigna retumbó el eco de los familiares de personas desaparecidas que llegaron (...)