lunedì 29 maggio 2017

The Associated Press
El robo de combustible de ductos subterráneos en México involucra a comunidades enteras, autoridades y empleados de la petrolera estatal, y ahora “es uno de los principales desafíos al poder del Estado y al sistema de justicia”, afirmó la Iglesia católica del país. La Arquidiócesis de México señaló el domingo en un editorial que las tomas clandestinas en los ductos de combustible “involucran a autoridades en colusión con el crimen organizado”. También están implicados empleados de Pemex y empresarios, agregó. (...)