mercoledì 31 maggio 2017

Terra.com
(Leonardo Curzio) Los colores originales de varios frescos del siglo IV, tesoros de inestimable valor, salieron de nuevo a la luz gracias a una restauración en la Catacumba de Domitila, la más extendida cadena de cementerios subterráneos que datan de la Roma imperial. La Pontificia Comisión de Arqueología Sagrada del Vaticano presentó esta semana el resultado de dos años de trabajo meticuloso con sofisticadas técnicas, entre ellas el uso del láser, que permitieron recuperar buena parte del aspecto de las decoraciones funerarias. (...)