giovedì 13 aprile 2017

TN - Todo Noticias
El arzobispo Jorge Urosa había pedido por el fin de la violencia. El chavismo acusó al prelado de faltarle el respeto a los fieles. La escalada de violencia desatada en las calles de Caracas, que ya dejó cuatro muertos, se metió en la casa de Dios. Un grupo de manifestantes bolivarianos ingresaron en la basílica de Santa Teresa de la capital venezolana, durante la tradicional misa del miércoles de Ceniza. Al grito de "Chávez vive, la lucha sigue", los chavistas se cruzaron con manifestantes opositores durante la homilía del cardenal Jorge Urosa, que había pedido que Jesús ayudara a los venezolanos "a resolver sus conflictos de manera pacífica y democrática". (...) (Video incidentes en el templo)