domenica 16 aprile 2017

El Nuevo Herald
Decenas de miles de fieles desafiaron las fuertes medidas de seguridad para conseguir un lugar en la plaza de San Pedro del Vaticano para la misa del Domingo de Pascua oficiada por el papa Francisco. Una cantidad aún mayor de turistas, peregrinos y romanos inundaron los aledaños de la plaza, decorada con coloridas flores primaverales, para escuchar al pontífice pronunciar la bendición "Urbi et Orbi" — su mensaje de Pascua "a la ciudad y al mundo" — desde el balcón central de la basílica de San Pedro. (...)