lunedì 17 aprile 2017

La Nación
El papa Francisco imploró por la paz en Medio Oriente y en Siria, donde reinan "el horror y la muerte", y llamó a una resolución pacífica de los conflictos en América latina en su tradicional bendición urbi et orbi del Domingo de Pascua. Ante unos 60.000 fieles congregados en la Plaza San Pedro, del Vaticano, el papa argentino rogó a Dios para que acabe con los conflictos y las guerras en el mundo, el tráfico de armas y los sufrimientos que padecen los más débiles. La celebración se realizó entre medidas excepcionales de seguridad, tras los ataques de vehículos contra la multitud ocurridos en Londres y Estocolmo. (...)