giovedì 13 aprile 2017

Clarín.com
La Iglesia advirtió hoy que la Argentina es un país dividido que "no da soluciones a los problemas de la gente", y reclamó recrear una "cultura del diálogo y la honestidad" en el marco institucional de los poderes del Estado. El presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor José María Arancedo, lamentó los "desencuentros" que se viven en el país y que a los argentinos les cueste encontrarse "desde la diversidad"."Un país dividido no encuentra ni da soluciones a los problemas de la gente, especialmente de los más necesitados", sostuvo en su mensaje pascual. (...)