domenica 6 novembre 2016

ABC.es
El cardenal Antonio María Rouco Varela, arzobispo emérito de Madrid, destacó ayer el compromiso «personal y pastoral» de los sacerdotes madrileños para santificar al pueblo madrileño. Lo hizo durante la lectura de la homilía de la misa de gracias que acogió ayer la catedral de Santa María la Real de La Almudena con motivo de sus 80 años de vida, 40 de ellos como obispo. «Ochenta años de vida y de fe y cuarenta de ordenación episcopal» detrás de los que se esconde «un torrente inmerecido de misericordia, de perdón y de gracia», leyó ante los presententes. (...)