sabato 26 novembre 2016

reflexionyliberacion.cl
(Julio Algañaraz - El Clarín) Las relaciones entre Cuba y la Iglesia Católica, que llevaron a los viajes de tres papas a la isla mayor de las Antillas, están destinadas a ser más estrechas después de la muerte de Fidel Castro, que con sus convencidas aperturas al Vaticano ha preparado el terreno para una experiencia que tendrá características originales. “Mejor el Papa que los gringos”, dijeron entre sí los líderes de la revolución cuando el país atravesó su peor momento, durante los años del “período especial”, tras la caída del comunismo europeo y la disolución de la Unión Soviética, a comienzos de los años ’90. (...)