domenica 6 novembre 2016

Argentina
Marcharon con a convicción de que al padre Viroche lo asesinaron los narcos
Contexto
Todas las emociones estuvieron presentes en la procesión: tristeza y dolor por la ausencia del padre Juan Viroche; bronca por la convicción de que el cura fue asesinado; indignación por el avance del narcotráfico; y alegría por el legado del sacerdote, a quien los fieles recordaron con el corazón lleno de agradecimiento. Al borde de las lágrimas -algunos no pudieron contenerse- caminaron los casi cinco kilómetros que separan a la parroquia Nuestra Señora del Valle de La Florida hasta la capilla Sagrado Corazón, en el barrio El Paraíso de Delfín Gallo. (...)